Se trata del aceite que no ha sido sometido al proceso de filtrado. Una de las ventajas del aceite sin filtrar es que el consumidor tiene la seguridad de que el aceite es fresco y que se ha producido en la última campaña de aceituna.

Esto es debido a que los aceites de oliva sin filtrar decantan de manera natural en los depósitos como explicamos aquí. Este proceso dura entre 4 y 10 meses (no hay una medida exacta, ya que depende de la temperatura y de la variedad), y tras decantarse los aceites sin filtrar adquieren la misma apariencia que los aceites filtrados.

Otra característica interesante de los aceites sin filtrar es que conservan polifenoles adicionales en las pequeñas cantidades de agua que no se han eliminado. Nos explicamos: Los polifenoles son elementos de gran actividad antioxidante y por ello muy deseables de incluir en la dieta.

En la aceituna existen dos tipos de polifenoles, los polifenoles apolares que se encuentran "disueltos" en los ácidos grasos, y los polifenoles polares, que se encuentran en el agua vegetal. Pues bien, durante la elaboración del aceite los polifenoles apolares se conservan en el aceite y los polares se eliminan con el agua. Por ello, los aceites sin filtrar, al contener pequeñas partes de agua, contienen tanto polifenoles polares como apolares.

En resumen, el aceite sin filtrar:

  • Conserva mayor cantidad de polifenoles naturales de la aceituna.
  • Mantiene el aroma y no se oxida. En el proceso de filtrado el aceite debe trasegarse y bombearse entre depósitos, lo que aumenta las posibilidades de oxidación y de pérdida de aromas.
  • Su apariencia turbia indica al consumidor que es aceite de oliva elaborado en los últimos meses y de la última cosecha.

Entre sus inconvenientes podríamos destacar:

  • Su apariencia menos atractiva.
  • Conservación, pues se recomienda que se consuman en el año. Esto es debido a que los aceites sin filtrar decantarán en los envases. Pasado un tiempo, los posos decantados podrían llegar a transmitir algún aroma no deseado al aceite, en ningún caso el aceite se ha puesto malo. Por tanto se recomienda su consumo lo más fresco posible y no tardar en consumirlo más de 12 meses desde su envasado.