Para la obtención del Aceite de Oliva nuestra empresa lleva a la práctica una serie de procedimientos basados en Nuestro Manual de la Calidad elaborado por nuestro departamento de calidad.

RECEPCIÓN

Nuestros socios traen la aceituna recién recolectada y, mediante un proceso de selección y clasificación muy exhaustivo, separamos el producto distinguiendo la aceituna de vuelo (recolectada mediante la intersección con mantones, sin tomar contacto directo con el suelo) y dentro de ésta aquella que nos permite obtener un aceite de mejores propiedades en cuanto a calidad se refiere.

La aceituna pasa por un proceso de limpieza hasta llegar a la tolva de almacenamiento.

MOLTURACIÓN Y EXTRACCIÓN

En menos de veinticuatro horas desde su recepción (para no perder ésta sus cualidades), la aceituna es molturada mediante molinos de martillo de acero inoxidable. Que la convierten en un fluido denominado pasta, que pasa directamente a una termobatidora.

En la Termobatidora se bate lentamente a una temperatura alrededor de 24 ºC. El batido facilita la unión de las moléculas de aceite para facilitar su extracción posterior. El hecho de batir a una temperatura tan baja impide que se pierdan las partículas más volátiles, de esta forma el aceite no pierde su aroma y sabor tan característico de nuestro producto.

El siguiente paso es la separación física del aceite mediante maquinas de alto rendimiento y calidad llamadas “Decanter” y “Centrifugas Verticales”. Que separan el aceite del resto de componentes de la masa (pasta), pulpa, hueso, agua….